Month: March 2016

¿Cuánto debo dormir?

Vaya, si me preguntas esto a mí, te diría MUCHO. Durante mi niñez y adolescencia solía tener varias sesiones de sueño al día y una larga noche, incluso me llegaron a decir que parecía oso invernando.

Puedo decirte también que no soy la copiloto ideal o una buena compañera de viaje porque apenas me subo a algún medio de transporte, me da una somnolencia en donde solo es cuestión de acomodarme y en segundos estoy dormida.tomar una siesta

Al principio pensamos que era porque al ser niña estaba en crecimiento, que si luego por la adolescencia, por ese periodo de cambio hormonal, el caso es que ya ahora en época adulta, si tengo chance de dormir lo hago, solo que mis múltiples tareas no me lo permiten.

La pregunta conmigo ha sido, ¿es esto normal?

Veo que hay gente que no puede “pegar ojo” durante el día y otros consideran que el dormir es un desperdicio.

En cuanto al sueño nocturno, he encontrado que no hay una fórmula que defina cuál debería ser la duración adecuada.

colchonesAunque sí encontré que la comodidad de un buen colchón, como lo han sido mis colchones de viscogel, que desde hace tiempo hemos adquirido, junto a una rutina de desestrés antes de dormir, me han ayudado a descansar más placenteramente.

Salvo estas dos cosas, me topé con la falsa creencia de pensar que todas las personas necesitamos la misma cantidad de horas de sueño, tal como es una falsa creencia el pensar de que todos debemos ingerir la misma cantidad de alimentos todos los días.

De acuerdo a los ciclos del sueño, podemos suponer que siete horas y media sean una media adecuada. Sin duda, podemos afirmar que solo una o dos personas en cien se sienten bien con un sueño de 5 horas o solamente una pequeña minoría precisa del doble.

Sin embargo, todo parece indicar que cada individuo parece tener un apetito innato de sueño que proviene de su programación genética, algo así como el color de su cabello, piel o peso corporal.

Encontré que una manera simple de investigar sobre la necesidad de horas de sueño personal es el levantarse todas las mañanas a la misma hora, sin importar la hora en que se fue a acostar el día anterior.

Ahora habrá que contestar: ¿estás cansado luego de cinco o seis horas de sueño?, ¿crees que una hora de más te dé más energía?, ¿o será mucho agregar 2 horas?

Horas de SueñoEsto ¿cómo lo podemos averiguar? Muy sencillo, solo prestando atención al lenguaje de nuestro cuerpo y respondiendo a estas preguntas, relacionando las respuestas a las horas de sueño. De esta forma podremos determinar un hábito de sueño adecuado.

Otra alternativa válida sería tener un diario de sueño, anotando en él, durante una semana, a qué hora te acuestas y a qué hora te levantas, cómo te sentías al acostarse y cuánto tiempo te llevó el dormirte. Luego, anotas cómo te sentiste al día siguiente.

Al final de la semana revisas cuál fue el día en que te sentiste con mayor energía y vitalidad.

De esta forma empezarás a conocerte mejor y podrás encontrar el tiempo óptimo de horas que dedicarás a dormir la siguiente semana.

Al repetir esta metodología, encontrarás tu patrón de sueño.

En mi caso, noté que si me voy a descansar entre las 22:00, máximo a las 23:00 horas, y despierto a las 6:00 horas me siento cómoda, tranquila y despejada durante el día.

Si llego a dormir más tarde y levantarme a la misma hora (la hora de despertar no la puedo cambiar por mis actividades, en todo caso sería despertar más temprano), entonces me siento cansada y somnolienta todo el día, en especial después de la comida.

He querido poder dormir menos para aprovechar más mi tiempo, ahora que tengo familia aunado a muchos más deberes que los que tenía en mi época de infancia o juventud, mas no existe una fórmula mágica para dormir menos y sentirse bien después.

Sin embargo, estoy buscando conseguirlo, a lo mejor solo es cuestión de tiempo.

El fieltro, un material que echa a volar la creatividad

¿Sabías que el fieltro fue el primer material textil creado por el hombre? Sí, efectivamente, fue lo primero que se “inventó” y curiosamente también se consiguió de forma “casual”.

Pues bien, hasta antes de compartirte esta noticia, desconocía el hecho.

Es más, antes de investigar acerca del tema, tenía la idea de que este material fue creado recientemente y que por sus características alcanzó una gran aceptación en el mundo de las manualidades.fieltro

Y vaya, cuan errada y alejada estaba de conocer sus orígenes.

Así es, este material, que en el mundo de las manualidades tiene su lugar bien establecido y cuyo uso echa a volar la creatividad, tiene sus inicios casi junto al hombre.

Entre muchas de sus peculiaridades, la principal de ellas es que es el único textil que no se encuentra elaborado a partir de la técnica del tejido.

Esto es, para hacer fieltro, lo único que se necesita es prensar varias capas de materia prima.

Esto fue justamente lo que observaron nuestros antepasados cuando a los animales se les caía el pelaje y conforme lo pisaban, se iba formando este material que ya una vez bien compactado, resultaba ser una útil “prenda” para cubrirse.

Mmm… sería interesante saber cómo le decían a esto de taparse, ¿no lo crees?

En fin, continuando con este tema, en ese tiempo y durante muchos siglos, el fieltro se creaba con la lana o el pelaje de ciertos animales.fieltro

Ahora, en nuestros tiempos, estas placas de fieltro se pueden obtener también a través de fibras sintéticas.

Algo que podemos observar de esta forma de crear placas de “tela” es lo que se pueden obtener de ellas, gracias a sus particulares propiedades. Veamos algunas de ellas:

Es termo-moldeable, esto significa que lo podemos moldear a nuestro gusto, necesidad y voluntad con sólo la aplicación de calor y presión.

Gracias a esta propiedad podemos crear sombreros, zapatillas o zapatos. O se puede utilizar como forro para prendas más elaboradas, como faldas o chaquetas. Este uso permite a la prenda obtener una estructura que le da más consistencia.

Otra de sus bondades es que podemos aplicarle el color que nos dé la gana, con solo usar colorantes y no se dañan para nada las fibras.

Esta propiedad es altamente valorada por el mundo de las manualidades, porque sencillamente puede ser utilizado para cualquier proyecto, por muy caprichoso que éste sea.
manualidades fieltro

Recuerdo vívidamente cuando realicé mi primer trabajo con este material y fue en la primaria para un proyecto de títeres.

Para una niña de muy corta edad, que apenas estaba aprendiendo a recortar, este material resultó ser una muy buena alternativa, porque es un material ligero que se puede manipular con facilidad.

Además, también es un buen aislante que puede proteger deel frío, resiste al viento, ralentiza el avance del fuego y soporta con gran valentía un chaparrón.

Y aunque no lo creas, también se puede lavar y planchar. Claro está, hay que tener ciertos cuidados y precauciones al hacerlo, mas es posible.

Bueno, creo que con esto te ha quedado claro que el fieltro viene desde la prehistoria y nos ha venido acompañado en nuestro camino, y desde entonces es y será uno de los materiales ideales para echar a volar la creatividad.