La mastografía, un estudio que puede hacer la diferencia entre la vida y la muerte

Dentro de los diversos estudios que una mujer se debe realizar durante su vida, está la mastografía.

La mastografía, también conocida como mamografía, es un método de diagnóstico en el que se usan rayos X para obtener imágenes de la glándula mamaria y se realiza en un aparto especialmente diseñado para el estudio de senos. Este estudio permite tomar una especie de radiografía especial de las glándulas mamarias, con el objetivo de detectar alguna patología, como lo sería el cáncer temprano de la mama. Se realiza con equipo y películas radiográficas, diseñados exclusivamente para este propósito.mastografia y rayos x

El miedo de que una mastografía duele puede detenerte a realizártela, pero en realidad la mayoría de las veces lo que se experimenta es una incomodidad tolerable. Sí, efectivamente no es nada cómodo ni grato el estudio, pero detente a pensar lo que te puede ayudar.

Si bien es un estudio que toda mujer debe realizarse, la recomendación es hacerlo una vez cumplidos los 40 años o más. Es un examen para todo tipo de mujer, sin importar el tamaño del busto.

Este estudio se realiza en mujeres menores de los 40 años cuando se detecta algún cambio o abultamiento en sus senos y será a petición del médico, una vez hecha la exploración clínica, quien determine si es necesario realizarse la mastografía o un ultrasonido de mama.

La razón por la que no es un estudio que se incluya dentro de nuestra “cartilla” de seguimiento cuando se es menor de los 40 años es por este estudio no es totalmente eficiente por la abundancia de tejido glandular que muchas veces no permite ver las lesiones.

cuidados de los senos

Ahora bien, una vez que estas por realizarte una mastografía, es importante seguir las siguientes recomendaciones previas al estudio:

  • No usar desodorante, crema o perfume.
  • Acudir a un hospital o clínica especializada que cuente con el equipo adecuado, en buenas condiciones y el personal capacitado.

Como sabrás, los estudios no suelen ser muy agradables, conocemos muy bien el estudio de papanicolau o exploraciones vaginales que sencillamente son desagradables, útiles, mas al fin y al cabo desagradables.

En el caso de una mastografía, lamento decirte que tampoco suele ser agradable. Esto es, una vez en la clínica, el técnico radiólogo te pedirá que te quites la ropa de la cintura hacia arriba. Después colocará una de tus mamas en una plataforma y se comprimirá entre dos platos de acrílico, esto con el fin de lograr buenas imágenes y disminuir la cantidad de radiación empleada.

Es lógico pensar que esta acción pueda causar molestias y en general sí lo es, pero nunca sobrepasa el dolor tolerable.

Generalmente se toman dos imágenes de cada seno, en donde se busca la compresión lateral y la otra toma de arriba hacia abajo.

mastografia mujer de 40Puede ocurrir que el médico radiólogo considere necesario realizar otras proyecciones para hacer un diagnóstico más certero, por lo que es mejor cooperar de la mejor manera.

También es posible que cuando la mama tiene tejidos muy consistentes, como en el caso de las mujeres muy jóvenes, se requiera de un ultrasonido mamario para complementar el estudio.

Como notarás, es un estudio poco amigable con nuestros senos, pero bien puede salvarnos la vida al detectar a tiempo una posible patología como el cáncer, que al ser descubierto en etapas tempranas, puede hacer la diferencia. Así que a darle buena cara a este estudio.

visita la pagina para mas información www.olab.com.mx

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.