Todo lo que deberías saber del factoraje

Para empezar, deberías saber que existe el factoraje, sobre todo si eres emprendedor y quieres mantener tu negocio, sea cual sea, optimizado y a la vanguardia. Yo, por ejemplo, me dedico al diseño y hace un año empecé a trabajar con empresas y organizaciones que necesitan logotipos, emblemas o imágenes especiales, tanto para sus corporativos como para los eventos que organizan. Además de diseñar, en muchos casos me encargo de las impresiones; papelería, playeras, accesorios; en fin, ya pueden darse una idea.

Me gusta que todo mi equipo funcione a la perfección y que esté actualizado. Y obviamente no puedo darme el lujo de postergar reparaciones o reemplazos cuando son necesarios. Por eso me apoyo con un excelente administrador, para que una parte de los ingresos siempre se destine al mantenimiento. Sin embargo, ni el más previsor está exento de afrontar una emergencia, que pueda requerir soluciones fuera del alcance del presupuesto. Es entonces cuando resulta interesante e incluso urgente, saber del factoraje financiero.infografia factorajeComenzaré con un dato curioso, de esos que nos encantan a los geeks. El factoraje surgió en el siglo XVII, cuando las compañías textiles inglesas exportaban sus productos a los Estados Unidos. Si ahora las transferencias bancarias de un continente a otro pueden tardar algunas horas, imagínense cuánto demorarían los pagos en aquellos días. Los fabricantes británicos empezaron a delegar a empresarios norteamericanos el cobro de sus cuentas y pronto esos empresarios descubrieron que si asumían el riesgo de adelantar parte del pago a los vendedores, podrían obtener algunos beneficios por la administración de las deudas. A partir de entonces, el factoraje se extendió a todos los países del mundo y actualmente es una opción financiera que mantiene un crecimiento anual del 8 por ciento.

De acuerdo con la Condusef,  el factoraje permite a que una empresa disponga por adelantado de sus cuentas por cobrar, a cambio de los derechos de crédito. En otras palabras, la empresa de factoraje me paga por anticipado parte de lo que mis clientes me deben y luego ella les cobra la deuda en su totalidad, en los mismos plazos que habíamos establecido. La empresa de factoraje adelanta sólo una parte de la deuda, que puede ser hasta del 90 por ciento, porque cobra un porcentaje de la misma por sus servicios. Además, ella asume ciertos riesgos, como la posibilidad de que los deudores no paguen a tiempo.

factorajeOtro beneficio que brindan muchas empresas de factoraje es que analizan la salud financiera de los deudores. En parte lo hacen para determinar los riesgos que pueden asumir, pero así también informan a sus clientes y les dan herramientas para valorar qué tan buenos negocios están haciendo.

Cabe agregar que existen distintos tipos de factoraje. Algunos de los más comunes son:

  • Factoraje sin garantía o recurso. La empresa de factoraje paga el valor total de las facturas, menos el porcentaje correspondiente a sus servicios, y no solicita ningún aval. Asume por completo el riesgo de que el deudor no pueda pagar.
  • Factoraje con recurso. En este caso, la empresa no asume riesgos, así que sólo adelanta una parte del valor de las facturas y pide al cliente la firma de un documento en el que se compromete a restituir el adelanto, en caso de que las cuentas no se puedan cobrar.
  • Factoraje de créditos por ventas ya realizadas. Es el modelo más común de factoraje, recomendado para las empresas que venden productos o servicios y cuentan con una cartera de clientes estable.
  • Factoraje de créditos por ventas futuras. Sólo algunas legislaciones financieras lo permiten y se aplica sobre todo para empresas que mantienen un flujo de clientes habituales o para el cobro de tarjetas de crédito.

Con el panorama un poco más claro, ya puedes considerar al factoraje como una opción para mantener el buen funcionamiento de tu empresa.

Visita la pagina http://www.unifin.com.mx

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.