Cuando te gusta tu trabajo, no es trabajo

La fiesta de fin de año en la empresa donde trabajo fue todo un éxito según mi opinión y gracias a al equipo de compañeros que me apoyaron que en realidad fue todo el personal de mi departamento pues nos encargamos de llevar acabo todo lo relacionado con este evento en el que no dejamos pasar un solo detalle por alto; el año pasado el jefe de personal delego esta responsabilidad en una persona conocida suya que nadie se explica cómo es que permitió que sucediera algo así, al parecer esta señora es familiar de su esposa o amiga; pero lo que es un hecho es que eso termino siendo un caos ya que nada estuvo a tiempo, ni tampoco cumplieron con lo convenido además de que el menú de la cena estaba verdaderamente horrible motivo por el cual en esta ocasión los compañeros y yo que estuvimos a cargo del proyecto, supervisamos hasta el más mínimo detalle para poder ofrecerles a los empleados y trabajadores un poco de lo mucho que se merecen por esforzarse en cumplir con todas las metas y estándares de calidad que se les exige, además nos dimos a la tarea de organizarles una rifa de artículos de línea blanca y electrónica con la que todos los asistentes quedaron muy contentos.

Resultado de imagen para FIESTA FIN DE AÑO

La noche del evento trabajamos mucho para coordinar a la perfección para que  todo fuera una gala y así fue, resulto bastante aplaudida y alagada, pero para mi sorpresa mi jefe me cito el lunes muy temprano en su oficina, la verdad me imagine que iba a reclamarme alguna inconformidad por este motivo  tanto que el fin de semana me la pase un poco inquieto por la idea de saber que algo le hubiese disgustado, estos días se me hicieron un poco eternos por la incertidumbre pero, por fin llego la mañana del lunes y muy temprano me presente con su secretaria a quien le pedí anunciarme, al entrar a su oficina casi sentía que se me doblaban las piernas de nervios, pero para mi asombro mi jefe me felicito diciéndome que estaba muy satisfecho con el festejo por lo que no se había arrepentido de haberme encomendado el asunto y que además me otorgaba un incentivo económico a mí y al personal que participo en el  proyecto. Yo salí de su oficina saltando de gusto no lo podía creer y por supuesto que yo también felicite y agradecí a mi equipo de colaboradores y demás.

Este incentivo, me daba la oportunidad de por fin poder comprar por completo mi tratamiento para la calvicie para el cual ya llevo un buen tiempo ahorrando,  no había podido comprarlo puesto que siempre que ya tenía un poco de dinero guardado por alguna razón descompletaba, pero ahora sin problemas voy a adquirirlo sin tener que dejarlo a medias o suspenderlo por falta de solvencia. Esto dado a que recientemente me he percatado de que cada día dejo mucho más pelo en la almohada y en el peine, inclusive hasta con el simple hecho de pasar la mano por encima de mi cabeza como acomodando mi peinado el cabello se quedaba entre mis dedos y eso ya me tiene muy preocupado aunque mi familia dice que exagero que es normal que se caiga el cabello y que nace nuevo pero he comparado mi imagen actual con una foto de hace un par de años y en realidad si se nota bastante el cambio por lo que no deseo de ninguna manera quedarme totalmente calvo así que ahora en esta ocasión sin excusas le daré prioridad a mi persona.

Resultado de imagen para VERME BIEN HOMBRE

Y todo esto será posible gracias a una fiesta bien organizada para lo cual me pagaron y que además tuve la oportunidad de disfrutar, que maravilla trabajar en lo que me gusta y poder solventar mis gastos sin problemas.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.