Cuándo consultar a un médico ante la presencia de una posible úlcera varicosa

Lo que menos deseas es generarte problemas secundarios ante una enfermedad ya existente; sin embargo, como el cuerpo está sensible y expuesto, es mucho más factible que una segunda enfermedad se presente sin nosotros quererlo.

Sin embargo, las visitas al médico de forma regular ayudan a detectar a tiempo cualquier alteración que se estuviese presentando, como las siguientes:

  • Después de no responder un tratamiento de atención primaria en semanas
  • El tener una diabetes mellitus.
  • El tener una enfermedad arterial periférica (ABPI <0,8)
  • Ante una úlcera reumatoide
  • Ante la sospecha de malignidad
  • Ante una distribución atípica de las úlceras
  • Al tener una dermatitis resistente a los esteroides tópicos
  • En los pacientes que pueden beneficiarse de una cirugía venosa o injerto de piel
  • Al no progresar (especialmente en pacientes con comorbilidad significativa)

En algunos casos se está utilizando la oxigenoterapia hiperbárica, pero se necesitan más investigaciones para confirmar sus beneficios.

Ahora bien, existe el recurso de una cirugía venosa, la cual está indicada en las siguientes situaciones:

  • Cuando el paciente está apto para la cirugía, que se le pueda aplicar una anestesia local si es necesario.
  • Cuando hay suficiente movilidad para activar una bomba de músculo en la pantorrilla.
  • Cuando el paciente está preparado para asistir al hospital para la investigación y la cirugía.
  • Cuando la obesidad está controlada (índice de masa corporal <30).
  • Ante una incompetencia venosa superficial: ausencia de insuficiencia venosa profunda en la imagen dúplex o insuficiencia venosa predominantemente superficial en las presiones venosas ambulatorias con oclusión de torniquete de las venas superficiales.

Otra forma de tratar las úlceras varicosas es el utilizar el injerto de piel, el cual puede estar indicado en pacientes con áreas extensas de ulceración. Sin embargo, se ha encontrado que se requiere más evidencia para apoyar el uso del injerto de piel aparte de la piel artificial bicapa.

Algunos ensayos demostraron que los injertos de piel bicapa eran eficaces cuando se combinaban con vendajes de compresión.

Para las úlceras complicadas, la dermis artificial combinada con un injerto de piel fina ha mostrado resultados prometedores. Un injerto de piel picada también se ha desarrollado y se ha observa que es más rápido que el método de piel pellizcada y puede producir mejores resultados cosméticos.

Entre las consideraciones que ayudan a una prevención primaria de la insuficiencia venosa es el evitar la permanencia prolongada o el estar sentado, el control de factores de riesgo, por ejemplo, la obesidad.

El uso de calcetería de compresión cuando hay signos tempranos de insuficiencia venosa, por ejemplo, dermatitis por estasis pueden ayudar a prevenir el desarrollo de úlceras.

Una prevención secundaria de una úlcera recurrente es el usar las medias de compresión correctamente montadas, las cuales se deben usarse durante cinco años después de una úlcera.

Las comorbilidades subyacentes, por ejemplo con la diabetes o la artritis reumatoide, deben ser manejadas apropiadamente.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.