Ideas para decorar con estilo minimalista

El minimalismo es una tendencia que se ha puesto de moda en el diseño de interiores. Tan es así que actualmente resulta por demás común el ver anuncios u ofertas con términos como “muebles minimalistas”, “accesorios para una decoración minimalista” o “departamento con estilo minimalista”.

Lo que normalmente se asocia con dicho estilo es la sencillez y simplicidad en la decoración, la neutralidad en los colores y el distanciamiento de la saturación en lo que a muebles y accesorios se refiere.

Lo anterior no es erróneo ni contradice los principios del minimalismo. Sin embargo, para seguir dicho estilo con total exactitud, es preciso comprender que una decoración minimalista no es aquélla en la que el espacio parece estar despoblado, sino aquélla donde se resaltan las formas geométricas, los colores sólidos y los muebles con estructuras también geométricas y simples, pero ergonómicas.

También cabe mencionar que un espacio minimalista no tiene que carecer de personalidad. Bien puede reflejar los gustos, intereses y preferencias de las personas que lo habitan; basta con incluir elementos y accesorios que los proyecten, siempre y cuando se adapten a los parámetros del minimalismo.

Antes de continuar, aclaremos un poco el término. En ámbitos artísticos como la pintura, la escultura o la arquitectura, el minimalismo es una tendencia que busca expresar la realidad con sus elementos más simples, despojándola de todo lo que pueda considerarse como sobrante. Un ejemplo de arte minimalista es la pintura monocromática de Yves Klein (1928-1962); como el nombre lo indica, las principales obras de este pintor francés consistían en lienzos pintados de un solo color.

En la escultura, el minimalismo se aparta de los adornos y detalles, así como del naturalismo, y prefiere las líneas rectas. Cubos, prismas y poliedros son algunas de las formas elementales para crear este tipo de esculturas.

La arquitectura minimalista, por su parte, se caracteriza por crear estructuras que cumplan con las funciones y requerimientos básicos del espacio que se va a construir, evitando la sobrecarga de adornos o estructuras innecesarias.

Si quieres llevar el espíritu del minimalismo a tu hogar, no tienes que hacer grandes cambios en la estructura o la construcción. Pon en práctica las siguientes ideas y transforma tu casa en un espacio minimalista, sin que deje de ser acogedor.

Utiliza figuras geométricas

Como ya mencionamos, un postulado del minimalismo es la recuperación de lo esencial y para muchos artistas representantes de esta tendencia, lo esencial de la realidad son las formas geométricas. Para dar a tu espacio un aire minimalista, puedes incluir un cuadro, una pequeña escultura o una fotografía en la que destaquen dichas formas.

Emplea colores sólidos

Las texturas, degradados o combinaciones de colores se apartan de lo esencial; por tanto, no son la elección para un ambiente minimalista. No tienes que limitarte al gris, el beige o el blanco puro. Puedes elegir cualquier color para tus paredes, tapices o muebles; sólo asegúrate de que sea un color sólido.

Coloca muebles modernos y funcionales

Sillas tubulares, sofás rectos, mesas redondas o rectangulares y accesorios que además de llenar el espacio cumplan con alguna función dentro del mismo son los elementos que mejor armonizan con un estilo minimalista. En lo referente a los muebles, el que sean sencillos y con formas básicas no implica que sean incómodos. El minimalismo también apuesta por la funcionalidad y esto supone que los objetos faciliten el desarrollo de nuestras actividades en lugar de obstaculizarlo.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.