Cuándo y dónde me conviene hacer un test de inglés

La semana pasada, mi sobrino estuvo de visita en casa y prácticamente lo primero que me soltó, después de un escueto “Qué onda tío”, fue una versión más corta y directa de esa pregunta: “Oye, ¿dónde hago un examen de inglés?”.

examen

Él está en último año de preparatoria y aunque creativo e inteligente sí que lo es, no se caracteriza por ser el más cumplido y esmerado de los estudiantes. Así que su pregunta me tomó un poco por sorpresa. ¿De dónde venía esa repentina necesidad de probar sus conocimientos en lenguas extranjeras?

Después de unos minutos de plática –porque realmente le urgía tener información y rápidamente me contó lo esencial–, empecé a entender lo que necesitaba. Como aún no sabe qué carrera elegir, se ha interesado en la opción de hacer trabajo voluntario en algún estado de la república o incluso en el extranjero. Al revisar varias páginas de internet acerca del tema, encontró que hay más oportunidades para los jóvenes con conocimientos de idiomas, especialmente del inglés. Mi sobrino ha estudiado esta lengua extranjera desde niño, pues su escuela es bilingüe, pero fuera de sus expedientes y calificaciones, no cuenta con otro certificado que avale sus conocimientos.

Ya con más calma, le hablé de las opciones que tenía para obtener esa certificación, y se me ocurrió que la información podría ser interesante para otras personas en situaciones semejantes. Lo primero a determinar es para qué necesitamos evaluar nuestros conocimientos de inglés, o de cualquier lengua extranjera, y qué tipo de certificación se requiere.

Si lo que deseamos saber es cómo andamos en estos temas, lo mejor es comenzar con un test de inglés en línea, como el que se encuentra en el sitio de Harmon Hall. Así nos daremos una idea de cuánto dominamos el idioma y qué habilidades nos falta desarrollar. El resultado de estas pruebas es meramente informativo y su principal utilidad es que nos permite definir los pasos a seguir.

Puede que los resultados no sean tan buenos como esperábamos y en tal caso, no hay que desanimarse. Sólo quiere decir que necesitamos más práctica y estudio. Tomar un curso adecuado para el nivel en el que nos encontramos o unirnos a un grupo de conversación para practicar pueden ser buenas ideas.

Pero si el test indica que dominamos el idioma en un nivel avanzado, podemos plantearnos el objetivo de hacer un examen oficial de certificación. En el caso del inglés, hay varios exámenes que cuentan con reconocimiento internacional y que sirven para diferentes propósitos.

toefl

El TOEFL (Test of English as a Foreign Language) y el IELTS (International English Language Testing System) son dos de los más solicitados, tanto en el ámbito laboral como en el académico. El TOEFL fue creado por el Educational Testing Service (ETS), una organización no lucrativa de los Estados Unidos. Mide las principales habilidades que se deben tener para el dominio de un idioma; comprensión lectora, comprensión oral, conversación y escritura. Es el más aceptado en universidades, empresas e instituciones de aquel país, así como en algunas instituciones canadienses y europeas. Sus resultados tienen validez por dos años después de la fecha en que se emite el certificado.

El IELTS fue desarrollado por el British Council, en colaboración con la Universidad de Cambridge y el IDP Australia. Mide las mismas habilidades que el TOEFL, pero tiene dos variantes, el Academic, solicitado por las universidades, y el General Training, enfocado en el ámbito laboral. El TOEFL puede presentarse en diversas instituciones educativas y escuelas de idiomas acreditadas por el ETS. El IELTS, por su parte, sólo se presenta en las sedes del British Council de cada país.

Si los dos miden las mismas habilidades, ¿cuál elegir? Para saberlo, es necesario volver a la pregunta inicial, ¿por qué necesitamos un certificado de idiomas? Si es para ingresar a una universidad, solicitar una beca o un puesto de trabajo, hay que averiguar si en la convocatoria se especifica un examen determinado o si se puede elegir.

Cabe agregar que las dos pruebas tienen un costo. Si podemos elegir una u otra, el factor económico puede ser determinante, así como las fechas de los exámenes y la entrega de resultados. Los resultados de ambas pruebas pierden validez a los dos años de su presentación, lo cual tiene sentido, pues en función de la práctica y el uso, nuestro dominio del idioma puede incrementar o disminuir con el paso del tiempo.

Para mas información visita http://www.harmonhall.com

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.